miércoles, 15 de febrero de 2012

¿El nuevo Cristiano Ronaldo?

Sé que todavía es pronto para hablar de "metamorfosis". Puede que tan solo se trate de una aptitud pasajera y que mas pronto que tarde volvamos a ver al Cristiano Ronaldo que en otras ocasiones aquí hemos criticado, pero lo cierto es que en los últimos partidos estamos viendo una versión diferente de CR7, una versión que creo a todos los madridistas nos agrada bastante.

CR7 en acción.
Personalmente opino que existe un punto de inflexión en la historia reciente de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Una fecha concreta: el 18-01-2012, y un partido concreto: el de ida de cuartos de final de la Copa de su majestad el Rey, ante el Fútbol Club Barcelona. Un partido en el que el Real Madrid cayó derrotado (1-2) ante el eterno rival en el Santiago Bernabeu y en el que para disgusto del madridismo la actuación de CR7, como la de todo el equipo, fue algo mas que discreta, algo lo cual el publico allí reunido no tuvo reparos en reprocharle a sus jugadores al despedirlos entre silbidos y abucheos, cuando estos encaraban el túnel de vestuarios. Por su parte, a CR7, estos silbidos se le llegaron a dedicar desde la grada durante el encuentro, en un par de acciones desafortunadas que protagonizo el portugués.

No era esta la primera vez que CR7 tenia una actuación discreta frente al Barça vistiendo la camiseta del Real Madrid, pero si era la primera vez que este se sentía criticado por su propia afición. Las criticas a Ronaldo se sucedieron en los días siguientes. De hecho ni su buena actuación en la victoria en liga ante el Athletic club, antes de visitar el Camp Nou para disputar la vuelta de copa, rebajo en modo alguno las mismas. Cristiano estaba en el ojo del huracán, algo lo cual aprovecho algún que otro medio deportivo para vender la burra de que el luso quería abandonar el club a final de temporada.

La cuestión es que llego el partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del rey ante el Barcelona. Un Real Madrid herido en su orgullo sale como una moto en el Camp Nou, y Cristiano Ronaldo se da la paliza de su vida. Se ve al luso en todas partes, ataca y defiende, sube y baja, corre lo que no esta escrito, le amarga la noche a Dani Alves y a todo el que se cruza en su camino y finalmente obtiene la recompensa del gol. El Madrid empata a dos en un gran partido que solo el arbitro fue capaz de sostener para los azulgranas, pero la figura de CR7 sale sensiblemente reforzada.

Tres partidos después de aquel derroche en Barcelona, a Ronaldo se lo sigue viendo distinto sobre el campo: se muestra mas participativo, sube y baja, levanta mas la cabeza, combina mas, corre mas, e incluso parece que sale mas airoso en los uno contra uno. No se trata de que marque mas o menos goles; todos sabemos que el gol y CR7 van cogidos de la mano, se trata de que estamos descubriendo quizás a un nuevo Cristiano Ronaldo; uno menos egocéntrico, un jugador mas completo, uno que por fin se haya dado cuenta de que para volver a ser el mejor necesita cambiar el chip y darse cuenta de que sus extraordinarias facultades serán mas provechosas si empieza a apoyarse en sus compañeros mas que hasta ahora. Ojala sea así, ojala estemos ante el nuevo Cristiano Ronaldo.

Saludos y ¡Hala Madrid!.

6 comentarios:

  1. Es cierto es que a Cristiano Ronaldo se lo ve mas participativo, mas centrado y generoso en su juego, pero personalmente pienso que sigue pecando de individualista y que tiene que pulir su actitud en el campo todavía.

    ResponderEliminar
  2. Cristiano Ronaldo esta algo mas generoso, pero todavía tiene detalles muy egoistas. Poco a poco, pero si se esmera puede ser mucho mejor, en eso estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Ante si tiene una semana para demostrar que es mejor jugador que cuando llego, Bayern y Barcelona van a ser la prueba definitiva.

    ResponderEliminar
  5. pues ojala que el nuevo Cristiano Ronaldo siga así por la buena senda del gol y sobretodo siendo más solidario con sus compañeros y no extremadamente individualista al jugar

    ResponderEliminar